Una Laguna Negra: la lucha de mujeres y hombres mayas contra mega granjas de Kekén

Una Laguna Negra - Celuloide Latino

 Por: Abraham Bote
@AbrahamBote04 

El desastre ambiental que ocasionan las megagranjas porcícolas instaladas en Kinchil obligará, en un futuro no muy lejano, a un desplazamiento forzado de sus pobladores al ya no contar con agua limpia, advirtió Alberto Rodríguez Pisté, integrante del Consejo Maya del Poniente de Yucatán “Chik’in-já” 

El documental Una Laguna Negra retrata la lucha y resistencia de mujeres y hombres mayas de Kinchil contra las mega granjas porcícolas de la empresa Kekén, las cuales afectan al medio ambiente, sus recursos y la salud de sus pobladores.   

El cortometraje, dirigido por Maricarmen Sordo, se estrenará este jueves 7 enero de 2021 a las 15:00 horas de Yucatán, México. Estará disponible en la fanpage de Facebook ‘Una laguna negra Documental’.

En rueda de prensa, Rodríguez Pisté, uno de los protagonistas del documental, comentó que en este material audiovisual se verá parte de la lucha que los protagonistas han realizado durante dos años, luego de haber descubierto una laguna de aguas negras, llena de excretas de cerdos y otros residuos tóxicos provenientes de las tuberías de las granjas, los cuales se vierten en los montes de Kinchil.   

Han pasado dos años, precisó, y el agua sucia que viene de las granjas no ha dejado de cesar y no hay autoridad alguna que intervenga. “El agua cristalina de los cenotes mayas se sigue manchando, pintando con excretas de cerdo, productos tóxicos y nadie hace algo para evitarlo”, manifestó.   

El apicultor indicó que los pobladores de Kinchil y Celestún saben cuál será su futuro si esto continúa así: un desastre ecológico y estarán condenados a ya no tener agua limpia, “las partículas de excretas de cerdo llegarán en algún momento a la costa, se van a adherir a los mangles; lo que obligará a los pobladores a un desplazamiento forzado”.  

Por eso, el líder maya agradeció este documental que plasma en vídeo su realidad, la cual no es sólo una lucha contra una empresa, sino una resistencia contra un sistema de Estado y de gobierno. “El capitalismo no está decidido a integrarse con los pueblos indígenas ni con la naturaleza, sólo quiere extraer, extraer y extraer”, sentenció.   

Los pobladores, añadió, han puesto en peligro sus vidas y seguridad en la búsqueda de justicia, pero alguien tiene que decirlo, denunciarlo.   

Por su parte, Maricarmen Sordo explicó que en el cortometraje documental de 20 minutos se ve la historia de cómo los habitantes encontraron la laguna de aguas negras y cómo, luego de este hallazgo, han percibido una amenaza constante, un ataque directo a su estilo de vida, sus formas de trabajar. “Mostrar esto a quien no lo ha visto, y no lo sabe. Hemos escuchado que algo está mal con las mega granjas, pero muchos no saben qué es”, comentó.   

Este trabajo, precisó, tiene el fin de visibilizar esta problemática y hablar del tema, ponerlo sobre la mesa.  “Como documentalistas somos ciudadanos que presentamos este tema de manera independiente y no se puede hacer un documental de denuncia sin dar nombre y apellidos de quién es el responsable de lo que está sucediendo, y en este caso es Kekén”, manifestó la cineasta.   

Una Laguna Negra cuenta con producción de Andrea Buenfil Sosa; producción en línea de Alberto Rodríguez; investigación y guión de Patricio Eleisegui; asistencia de fotografía de Roberto “Toby” Carvajal; sonido directo de Adriana Otero y Jason Ramno -quien además hizo diseño sonoro-; música original de Víctor Cancino; edición y color de Jairo Mukul; asesoría legal de Eduardo Arenas; y la colaboración del Consejo Maya del Poniente de Yucatán Chik’in-Já.

Míralo completo: