Cine experimental: el cine sin reglas

Entrevista Jose Delgadillo - Celuloide Latino

Entrevista con José M. Delgadillo

Por: Ivonne Nájera

«La vida siempre se trata de limitar aún solo lenguaje, es un lenguaje sin terminar, coexisten reglas, límites que no nos dejan vivir, realmente vivir» De Sinfonía de lo Invisible, documental experimental de José M. Delgadillo

José M. Delgadillo es licenciado en Historia y estudió una maestría en Estudios de Arte y Literatura, gusta de crear elementos audiovisuales de manera independiente en los que experimenta con la imagen, la música, la poesía y la literatura. Motivado​ por el azar y la libertad, logra conectar con el espectador a través de un lenguaje deconstruido, sin limitaciones, ni reglas convencionales, lo que resulta en una experiencia sensorial, que más allá de ser vista, escuchada o entendida, se vive. 

Su trabajo audiovisual se ha presentado en más de 25 festivales de cine, entre los que destacan, Le Petit Cannes 2018 en Francia, en el Festival MoziMotion Hilversum 2019 en los Países Bajos, en Lift-Off Global Network First-Time Filmmaker Sessions 2019 en Inglaterra, en el Festival Internacional de Cine Ambiental GABES 2020 en Túnez, en Bad Videoart Festival 2020 en Moscú, Rusia.

En esta entrevista el realizador nos habla de su acercamiento al cine desde su experiencia como historiador, sus influencias e inspiración para crear elementos audiovisuales alejados de lo convencional y lo establecido. 

¿Cómo te acercaste al cine? 

Mi acercamiento al cine fue a través de la historia, estudié la Licenciatura en Historia en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, para hacer mi trabajo de tesis comencé a investigar sobre el cine de los años 40 y 50​ y descubrí el neorrealismo italiano. A partir de ahí me fue interesando mucho toda su ideología y de cómo para esa época, después de la Segunda Guerra Mundial, se comenzaba a hacer un cambio en la forma de hacer cine en Italia; los neo​realistas comenzaban a sacar sus cámaras a la calle, haciendo cine directo, comenzaron a hacer películas fuera de los foros y con actores que en realidad que no eran actores. A la par de esa investigación comencé a hacer un documental de media hora inspirado en todas esas ideologías que yo estaba aprendiendo desde la teoría, me prestaron una cámara he hice un corto sobre el tianguis de las vías, me gustaba mucho ir ahí a comprar películas y ahí pasaba mis domingos, y un día decidí comenzar a grabar, sin guion, sin ninguna otra idea más que grabar y ya en el montaje ver si se podía armar algo. 

Juan M Delgadillo - Celuloide Latino
José M. Delgadillo

Finalmente armé un cortometraje documental de media hora que es mi primer corto, se llama Caput,. Desde ahí comencé a meter elementos oníricos y mezclar el documental con la ficción. Después de la Licenciatura me fui a estudiar una maestría a Cuernavaca, y allá hice una investigación sobre cine experimental de los años 60 como dando continuidad a la investigación que había hecho en la licenciatura, me enfoqué en el cine experimental de los años 60 en México, sobre todo de una película que se llama La fórmula secreta de​ Rubén Gámez, en la que se utiliza el cine documental y lo mezclan con elementos oníricos, manejan muy bien el ritmo, el espacio y el tiempo, y de ahí yo me empecé a clavar mucho con el cine experimental. Empecé a hacer varios cortometrajes de 2 minutos hasta media hora, y lo comencé a relacionar mucho con la literatura, ya que en la maestría estaba​ estudiando esa relación que había entre la literatura y el cine de vanguardia de los años 60. 

Hace cinco o seis años​ desde el primer corto y así me la he llevado, trabajando con cámara en mano de manera independiente, no utilizo productor, no le tengo que dar cuentas a nadie, es como un gusto hacer estos cortometrajes.

¿Podrías hablar de influencias en tu trabajo?

Estoy​ muy influenciado por el cine experimental o de vanguardia de los años 60,​ que se comenzó a hacer cine de manera más libre porque también las cámaras estaban permitiendo un poco lo que está pasando ahora, que tenemos acceso a la tecnología de manera más fácil. Yo con Rubén Gamez aprendí​ mucho sobre el montaje del tiempo y el espacio, y sobre todo​ a marcar​ el ritmo de la película con la música. El cine de Godard hace una especie de documental experimental, si así se le puede decir, reapropiándose de las imágenes. Ahora que tenemos tanto acceso a imágenes por medio de internet en varias plataformas libres de derechos, y que se pueden utilizar, pues está muy marcada mi influencia con ese tipo de cine, películas como Nuestra música como Adiós al lenguaje, El libro de las imágenes,​ proponen otras narrativas. En su última película, Godard dijo que el cine se hacía con las manos… se refería a la edición, hacer cine sin cámara, porque tenemos acceso a muchas imágenes que no tienen copyright, y a partir de ahí se puede hacer una película, y esa es mucha de la influencia que se muestra en esta película que hice (Sinfonía de lo Invisible) porque utilizo muchísimas imágenes que son bajadas de internet, pero también utilizo mucho de mi archivo personal que voy grabando mientras viajo con cámara en mano, también meto algunas piezas de videoarte que yo he hecho y esas son las principales influencias que estoy usando: la reapropiación de los archivos audiovisuales. 

Estoy muy marcado en eso de buscar archivos y a partir de ellos crear una narrativa, una propuesta estética, ideológica y tratar de expresar algo con ella en el montaje. También estoy mucho, muy influenciado por cineastas que abogan por hacer cine con los mínimos recursos, que en la actualidad se puede con un celular, con una cámara pequeña, con una cámara digital…hay gente que está haciendo cine análogo, y se puede hacer cine de diversas formas, y esto también da mucha más libertad al no estar esperando apoyos, o necesitar un grupo de personas muy grande. 

¿Podrías compartir cómo es tu proceso creativo?  

Mi​ proceso de creación está basado en la investigación, tiene mucho que ver con las ideas que me voy encontrando, la literatura, la creación poética y, sobre todo, las imágenes que te vas encontrando, cuando viajas, cuando caminas. Hay una idea que a mí​ me gusta que viene de Baudelaire, llamada flaneur, el le decía así a un hombre que camina por las calles sin la necesidad de encontrar nada, pero lo que va encontrando ya era un regalo para él, porque para él (y más en estos tiempos capitalistas) caminar es como un acto de rebeldía, porque no estás produciendo nada. Pero Baudelaire lo veía como algo que en realidad te nutre y te funciona para crear. Eso de caminar y observar, y ver pequeños detalles, hacer apuntes, tomar fotografías, se ha utilizado desde hace más de 100 años y estoy muy influenciado con eso: encontrar cosas, lugares, si traigo mi cámara pues lo grabo, si no pues vuelvo y ya sé qué quiero grabar, ya tengo algo previsto y digo “este lugar me gustó mucho”. 

Trailer de Sinfonía de los Invisible

Ahora estoy trabajando en algo sobre el desierto, estoy haciendo un autorretrato, nunca he hecho algo grabándome, porque como que no me gusta, pero es también un acto de pasar ese límite. He estado viajando al desierto, allá por Real de Catorce, y he estado grabando, no sé​ qué​ vaya a salir de ahí, yo tengo una idea que es un autorretrato, alomejor solamente salen fragmentos que después utilicé​ en​ otra cosa que aún no tengo planeada, tiene mucho que ver con el azar, hay que aprender muchas cosas para después soltarlas y dejar que el azar te guíe, como decía un escritor que se llama Papasquiaro: «Si he de vivir que sea sin timón y en el delirio», tienes que dejar a las cosas fluir, y esa es mi forma de trabajar, por ejemplo, el primer corto que edité​ totalmente está influenciado​ en un cuento de Bradbury que habla de qué pasaría si en la calle se estuviera acabando el mundo, y es una familia que está en su casa esperando el fin, pero afuera se escuchan los sonidos del fin del mundo y al leer eso yo dije “¿cómo yo imitaría​ los sonidos del fin del mundo?” y a partir de eso hice una pista sonora y yo me imaginaba que las únicas libres antes del fin del mundo para mí​ iban a ser las aves, entonces hice un corto que se llama Birds, donde utilizo imágenes de aves y las contrarrestó con imágenes mías que he estado tomando durante mis viajes y las mezclo con esos sonidos que yo creé,​ que para mí​ sería​ como se escucharía el fin del mundo. 

Por ejemplo, Sinfonía de lo Invisible la hice retomando la idea de Godard que dice que no importa de donde lo tomes, sino hacia donde lo lleves, y eso me dio mucha libertad; el cine experimental trabaja mucho con lo sensorial, los sonidos que evocan al estilo ritual, donde se escucha como un tambor que te eleva como en un trance, y yo trabajo mucho con los sonidos, también utilizo mucho la literatura para reforzar las imágenes… el cine experimental es algo muy personal y se puede hacer con lo que tengas a la mano, en Sinfonía de lo Invisible meto vídeos tomados con un celular o videos que me han mandado amigos de otros países, todo lo que tienes a la mano te puede servir.

¿Cómo es la difusión de tus cortometrajes? 

Mi​ forma de difusión es Vimeo y Youtube. Yo trabajo de manera independiente y utilizando una plataforma que se llama Filmfreeway​​, donde subes tus trabajos; ahí hay muchísimos festivales a los que puedes inscribir tu trabajo, hay diversas categorías y puedes hacer cine documental, cine de ficción, cine experimental, videoarte, y te da todas esas ramas porque hay festivales de todo. Muchas veces los sacó de manera libre en Vimeo y a partir de ahí se van presentando en diversos lugares y se van guiando a festivales, y así es como he trabajado desde que empecé.  

 ¿Cómo reciben el cine experimental los espectadores? 

Es algo muy abierto… las pocas veces en las que yo he estado en presentaciones he visto opiniones muy divididas, piensan que es algo como​ extraño, pero la mayoría de las veces es algo muy padre, porque llega sensorialmente a las personas. A​lomejor no​ se puede explicar, pero hay algo en esos momentos, dicen cosas como “este sonido me gustó” o “esta imagen». Este cine se presta a darle una parte al espectador, a que juegue y te de su propia interpretación, y que no sea nada más un receptor. 

Trailer de Fragmentos

Siempre hay comentarios de «me gustó mucho» o «me hubieras dicho para venirme drogado», pero no tiene nada que ver con eso, yo cuando estudiaba la película de La fórmula secreta, que forma parte del inicio del cine experimental en México, se hablaba mucho de que era una representación de drogas, pero no es nada de eso, es la forma de interpretar otro tipo de lenguajes, y al no saber bien lo que te están diciendo, podría decirse que tiene que ver con psicotrópicos o cosas así, pero lo han dicho en broma, también hay gente que profundiza un poquito más y pregunta «¿por qué haces esto? o ¿Dónde grabaste todo esto?, y siempre hay una propuesta, pero es muy bonito dejarlo a la interpretación de las personas, que el público también participe, porque estos trabajos no están finalizados y cada vez que alguien lo ve, puede interpretar cosas diferentes. 

 ¿Cómo consideras las oportunidades del cine experimental en México? 

Ya​ hay muchos espacios para presentar tus trabajos, por ejemplo, la Ciudad de México ya tiene varios festivales de cine experimental, en Latinoamérica hay mucha gente haciendo cine experimental. Este año mis obras se han presentado mucho en Argentina, ahí se está experimentando con la narrativa o haciendo híbridos con ficción, documental, experimental…la actualidad se presta a que haya muchas voces, muchos puntos de vista y muchos lugares donde exhibirlo y dónde presentarlo.  

¿Qué recomendarías a quienes quieren crear cine? 

Lo​ que recomiendo es hacer las cosas con los medios que tienes al alcance, y a partir de ahí, si tienes algo que decir y eres sincero, con eso va a funcionar. El cine industrial también es muy padre, pero si no tenemos estas posibilidades con lo que tenemos podemos hacer performance, hacer videoarte… inspiración hay en todos lados, lo que a veces falta es saber dónde ver, cámaras tenemos el celular lo que importa es el contenido de tu obra.  

*Para conocer el trabajo de José M. Delgadillo, puedes visitar su página en vimeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *