La Vocera: la resistencia y lucha de los pueblos indígenas

La Vocera - Celuloide Latino

Entrevista con Luciana Kaplan

Documenta el proceso de María de Jesús Patricio Martínez, mejor conocida como Marichuy por ser candidata independiente.

 Por: Abraham Bote
@AbrahamBote04

“Si la destrucción y la muerte son el progreso, estamos en contra de eso, necesitamos rebeldía para sanar al país”, “proteger la tierra que nos cobija cuando morimos”, son algunas de las frases que expresa María de Jesús Patricio Martínez (mejor conocida como Marichuy) en el documental La Vocera (Luciana Kaplan, 2020). 

Los problemas de racismo, discriminación, despojo de tierras y otras vulneraciones a los pueblos indígenas que imperan en todo el país, incluido Yucatán, son retratados en esta película, la cual muestrala lucha de Marichuy por ser la primera mujer indígena que aspira a la presidencia de México por la vía independiente.  

Luciana Kaplan, directora del filme, documentó todo este proceso desde que Marichuy fue seleccionada por el Congreso Nacional Indígena como vocera representante indígena a candidatura independiente para las elecciones federales en México de 2018. Kaplan, también directora de Rush Hour (2018), presenció toda la labor de campaña, recolección de firmas, hasta los resultados conocidos de la contienda electoral.  

A pesar de que el documental gira en torno a Marichuy, no es la única protagonista, pues también se plasmó la resistencia de varias comunidades de todo el país, entre las cuales destaca Yucatán; los mayas que luchan por preservar sus recursos, montes, selvas de los proyectos devastadores de energías renovable.  

En entrevista exclusiva para La Jornada Maya, Luciana comentó que, si bien María de Jesús no logró el registro como candidata, se consiguió el objetivo principal: poner en la agenda nacional de nuevo a los pueblos indígenas, y además evidenciar, una vez más, las fallas de un sistema democrático que es ajeno a ellos.  

Además, puso en la mira de los reflectores, añadió, temas que de los que ningún político o candidato hablaba: la lucha por el territorio con los megaproyectos, el racismo y machismo. “Se logró que su voz, y la de los pueblos indígenas, se volviera a escuchar”, señaló la documentalista argentina. 

La cineasta comentó que en su película quiso mostrar la disidencia, la resistencia de las comunidades activistas y demostrar cómo el modelo económico que sigue imperando en el país no contempla a los indígenas, y a quienes no están de acuerdo con esta visión y son desplazados, asesinados o arrestados. “No se acepta su voz, esa disidencia, el estar en contra” comentó.   

Marichuy y Luciana Kaplan

Para la artista, no sólo se trata de un tema de olvido, sino que no hay respeto hacia los pueblos originarios; los atacan, se meten con sus territorios, los destruyen, lo cual afecta también al medio ambiente porque contaminan el agua, deforestan…  

Ante esta situación hay un sentimiento de enojo, rabia, pero al mismo tiempo esperanza: están en un punto donde ya no quieren ser tratados de esta manera, y no lo van a permitir, expresó Kaplan, pero, también existe una lucha digna y orgullo. “Son comunidades que no están sentadas, sino que están buscando formas de organizarse y defenderse y dar soluciones. Hay organización y eso da esperanza”; expresó.  

Ante la pregunta ¿cómo describirías a Marichuy? la directora nacida en Buenos Aire expresó: “Me parece una mujer con un temple, una calma y una claridad que la hizo ser la vocera. No cualquier persona hubiera tenido esa capacidad. Es alguien muy empática, tranquila, tiene una sabiduría…”

Falta lo que falta 

Marichuy no consiguió el registro para aparecer en la boleta electoral. En un mensaje agradeció a todos y todas que la apoyaron durante este proceso, y manifestó de manera esperanzadora: “Falta lo que falta”. Luciana interpreta esta frase como una señal de que, a pesar de este panorama, hay que seguir trabajando; la lucha no ha terminado, que falta trabajo por hacer. Y la resistencia sigue en pie.  

Desde su visión, indicó que el documental sirvió para demostrar que no existe una verdadera democracia en el país, ya que hay injusticias, no se están tomando en cuenta a las comunidades indígenas, hay obstáculos incluso para poder votar, en un sistema donde no pueden acceder todos. “La democracia sólo es para quienes pueden entrar en el juego”; comentó.  

Al mismo tiempo, la película, expuso, debe hacernos reflexionar sobre qué tipo de mundo queremos vivir, uno destinado a la destrucción o uno donde se defienda la tierra, el de la auto gobernación.