A morir los desiertos

A morir los desiertos - Celuloide Latino

Crítica de A morir los desiertos (2017), de Marta Ferrer

Por Grace Ríos
@gracebud_

Con una voz aguardentosa y a capella, los cardencheros exponen su alma a todo aquel dispuesto a escuchar con el corazón. En A morir a los desiertos, la directora Marta Ferrer hace un retrato que va más allá de una exposición informativa acerca de este género musical. Ferrer hace acopio de los vestigios de una tradición, y también da cuenta de sus deformaciones que, como sucede con todo en la vida al estar siempre en tránsito, dan cabida a nuevas manifestaciones expresivas en las que pasado y presente emulsionan.

La tradición cardenchera tiene su origen en el norte de México, particularmente en la Comarca Lagunera que abarca los estados de Durango y Coahuila. Es ahí donde Ferrer encuentra a Los Cardencheros de Sapioriz, uno de los grupos que se aferran a no dejar morir esta expresión folclórica. Y es no solo a través de su canto, sino de su cotidianidad, que entendemos el significado de su música y la fuerza con la que se interpreta.

Un par de mujeres ancianas rememoran sus años de infancia y adolescencia en los que a pesar de estar encerradas por algún castigo, se asomaban por donde podían con tal de escuchar a su padre y conocidos cantar. Hay frases de canciones que perduran en la memoria y  se repiten enlazando a los diferentes personajes aunque entre ellos no hay ningún parentesco. Pero, también están los que bajo está tradición componen sus propias canciones, muy íntimas y llenas de una poesía, como la que dedica un hombre a su esposa ya fallecida. Esas letras llenas de nostalgia y de una vida cargada de dificultades, pero también de alegrías invaluables, logran una experiencia sensorial en el espectador. 

El título del documental cobra doble significado cuando entiendes que no solo se trata de la letra de una canción, sino de una tradición musical casi extinta, porque el canto cardenche, a pesar de ser tan significativo, no es muy conocido en otras regiones del país, e incluso entre los habitantes de la misma zona. En una escena en la que un grupo de alumnos de primaria recorre los vestigios de una exhacienda algodonera, el guía frente a un mural pregunta a los niños si alguien sabe qué es el canto cardenche, y casi como si la directora adivinara que somos muchos los que ignoramos la respuesta, nos explica que tuvo su origen en los campos de recolección de algodón que abundaban en aquel lugar, en los que los peones —muchos quizá fueron sus propios abuelos o bisabuelos, apunta el guía—, agotados por las jornadas esclavizantes que pasaban bajo el sol, encontraban un escape en el canto, en la música, componiendo las letras de las canciones que después cantaban con tanta pasión y que se convertirían en patrimonio cultural e histórico.

A morir a los desiertos, distribuida por Pimienta Films, se estrenó en México el 28 de mayo en cines comerciales, Cine Tonalá y la Cineteca Nacional, con funciones hasta el 10 de junio de 2021.

Trailer: