El instante a fotografiar
El instante a fotografiar

El instante a fotografiar

Crítica de Blanco en Blanco (2019), de Théo Court

“Vamos a hacer la foto, no te muevas, no respires”
Blanco en Blanco

Por Andrés Tejada Iglesias

En su primera secuencia significativa, Blanco en Blanco nos enseña cómo en el retrato fotográfico, la luz no ilumina inocentemente una escena espontánea, sino que se hace creadora de un escenario de control corporal; la luz sirve a modo de encantamiento para que lo regular pueda trascender de su estado físico. En este escenario de poder, el fotógrafo domina a su modelo (interesante paralelismo con la figura del cineasta), para ponerse detrás de ese único ojo y crear un nuevo objeto para colgar en los salones.

Sin abandonar el ámbito y el desarrollo de la línea de la fotografía como poder, la cinta extiende el contexto donde debe vivir el protagonista para revelarnos una nueva jerarquía, donde el cíclope no es más que un esclavo a un ser invisible, dios del tiempo y espacio en su reino blanco. Figura hegemónica (aunque ausente) de las horribles intervenciones y atentados que sus trabajadores (fotógrafo incluido) perpetuarán sobre los cuerpos de los “salvajes”.

Y aquí, hago un paréntesis porque es importante decir que sí, Blanco en Blanco llega al colonialismo y exterminio de pueblos indígenas, a pesar de haber iniciado desde la fotografía. Pero lo más importante, a mi parecer, es que el equipo realizador consigue que ninguno de estos dos ejes temáticos suponga la desaparición del otro.

La famosa frase de Scorsese que describe el cine como aquello que incluyes y aquello que dejas fuera del cuadro, también es aplicable en una escala temporal. No sólo se trata de dónde o a quién apunta la cámara, es fundamental el momento de la captura, hay un antes y un después de ese fragmento de tiempo. Blanco en Blanco revela esta particular faceta temporal de la fotografía, desde una sórdida sesión a una adolescente, pero también desde el heroísmo con el que se retrata a los colonos.

Tras todas estas dinámicas están las preguntas: ¿A través de qué artefacto accedemos a la posición privilegiada de esta jerarquía? ¿Quién decide qué fotografía trascenderá como representación de un momento histórico? Preguntas que en los retratos particulares de Blanco en Blanco encuentran respuestas, pero son interrogantes que deben extrapolarse de la pantalla para leer cada retrato, fotografía o película como narrativas excluyentes y parcializadas, enmarcadas en intereses y jerarquías específicos.

Trailer:

Blanco en Blanco