Cuerpos Circundantes
Cuerpos Circundantes

Cuerpos Circundantes

Crítica del cortometraje Sin título. Segundo movimiento (2016), de Julio Lamaña y Ricardo Perea Vargas

“Recuerda que morirás”
Sobre la fotografía – Susan Sontag

Por Julián Aristizábal Torres
@jthx_

¿Cómo te imaginas después de la muerte? Esta pregunta parece difícil de responder si no pensamos desde el plano material del cosmos, pero ¿qué pasa con nuestra esencia al morir?, ¿cómo somos recordados a través del tiempo? Sobre esto nos encamina el segundo movimiento del documental experimental Sin Título, una pieza que busca la oralidad de los muertos por medio de otres mientras se contrapone la ciudad (Cementerio Central de Bogotá) como un cuerpo narrativo que nos transporta por diferentes vidas que dejaron el espacio material atrás.

Dentro del arte siempre se ha repensado la inmortalidad de diferentes formas. La escultura, la pintura y la fotografía nos han mostrado maneras de perdurar en el tiempo por medio de la ‘imagen’ (entendamos la imagen desde el acto de mirar al otre), pero existe una forma de inmortalidad que está presente en nuestra cotidianidad y es la representación de un cuerpo por medio de la oralidad de otro cuerpo, es decir, la memoria. 

Sin título. Segundo Movimiento propone un diálogo con cuerpos no materiales por medio de historias contadas por allegades. Se combina la ficción y la no ficción para desubicar a quien especta y moverlo hacia el plano astral desde la palabra; algunos relatos ficticios se ocultan dentro del paso por este cementerio en donde el tiempo no existe. Todo esto lleva la narrativa hacia una única pregunta: ¿qué es real? La respuesta, si se piensa la inmortalidad desde la memoria, todo lo es. Somos cómo nos recuerdan, la ficción no tiene cabida en un espacio astral donde se intenta repensar a quien muere, la esencia se transforma por medio de la palabra para construir un nuevo ‘yo’, un ente que ahora les pertenece a todos los cuerpos astrales, una forma de resignificarse en el mundo terrenal y rizomático donde todo está en constante cambio y la memoria es lo único que logra mantener una parte del pasado en el presente. 

La arquitectura es una extensión del cuerpo, es la forma en la que las sociedades pueden recordarse a través del tiempo e inmortalizar su paso por el mundo. Los cementerios son odas a la muerte, en estos lugares el tiempo se detiene en una contradicción con el movimiento circundante del cosmos, los cuerpos están allí para dar su último paso por la metrópolis antes de convertirse en materia microorgánica.

Las lápidas, los epitafios, las esculturas, las cruces y los cuerpos vivientes que se pueden ver a través del documental nos hablan del mundo astral confrontado al terrenal, un encuentro bíblico que se repite día con día. Nada se transforma, nada cambia, los muertos siguen muertos, los vivos alaban la muerte, recuerdan a les otres, les inmortalizan, les reconstruyen, hacen de la pérdida un ritual, les atribuyen poderes místicos; con esto se mantienen presentes y le recuerdan al cosmos que a pesar de morir en el plano material siguen eternamente vivos”.

Sin Título. Segundo movimiento, se encuentra disponible en Retina Latina

Trailer:

Sin título. Segundo movimiento