La odisea de producir cine latinoamericano
La odisea de producir cine latinoamericano

La odisea de producir cine latinoamericano

Entrevista con Daniel Bejarano, docente universitario y productor audiovisual de la universidad Corporación Unificada Nacional de Educación Superior (CUN), en Colombia.

Por Geraldine Serrato
@escriboconfotos

El cine latinoamericano en las últimas décadas ha tenido un crecimiento en el número de producciones, pues su presencia es gracias a la participación de películas en festivales o salas de cine a nivel mundial. “Según datos del Observatorio Audiovisual Europeo, la venta de entradas y la facturación en taquilla han aumentado en media un 40% entre 2009 y 2013. Este resultado positivo ha sido impulsado por ocho países de la región, de los cuales destacan México, Brasil y Argentina”1. Sin embargo, prevalece una problemática, ¿por qué el cine latinoamericano tiene dificultades para llegar a más espectadores en su propio territorio? Como es el caso de Colombia, donde Proimágenes señala que “en el 2021 hubieron 73,11 millones de espectadores en salas y solo un 1,2% asistieron a producciones colombianas2. Narramos la experiencia de Daniel Bejarano desde varias perspectivas. 

Daniel Bejarano nació en Bogotá, Colombia. Es profesional en Dirección y producción de medios audiovisuales con énfasis en postproducción de imagen, vídeo, animación y graficación. Actualmente se encuentra estudiando una maestría en educación transmedia, se desempeña como docente universitario y cuenta con estudios previos en música. Durante más de seis años se ha desempeñado en el sector privado y artístico en la creación de contenido y realización de piezas audiovisuales. En un futuro cercano espera dedicarse a realizar proyectos de fashion films.

Geraldine Serrato: De las áreas que te apasionan, ¿Qué te llama la atención?

Daniel Bejarano: La pasión de todo este arte es crear todas las posibilidades de historias o mundos y entender que tenemos un poder de comunicación muy importante para transmitir infinidad de sensaciones a grandes multitudes. 

Geraldine Serrato: ¿Cómo ha sido tu proceso de formación y desarrollo en el entorno laboral en el campo audiovisual? 

Daniel Bejarano: Todo lo que he aprendido me ha instruido a ser más proactivo y recursivo, ya que en este campo hay que buscar las formas de moverse para lograr cierto reconocimiento como artista. Esas cualidades me han ayudado a realizar proyectos y mucho más como docente, pues he dejado a un lado ciertos tecnicismos, me enfoco más en los conceptos y su profundidad para exponer con dinamismo a mis estudiantes. 

Geraldine Serrato: Para ti, ¿Qué ha sido lo más difícil en la realización de algún proyecto audiovisual?

Daniel Bejarano: Lo más difícil es tener un buen presupuesto para la ejecución de algún proyecto y creo que a todos nos ha pasado; los cambios que deben hacerse debido a esto son muy trascendentales y pueden cambiar el curso de la historia, aunque no dejó atrás los bloqueos creativos que no te permiten fluir como quisieras.

Geraldine Serrato: ¿Cuál crees que es la estrategia para lograr una buena difusión de un proyecto audiovisual?

Daniel Bejarano: Realmente tiene que ver mucho con el presupuesto y a la hora de distribuir la película, está nunca deja de ser un producto, ya que se tiene que publicitar y realizar sus debidas campañas. Lo ideal es buscar la recursividad y aprovechar todas las tecnologías que tenemos a la mano para llamar a más audiencias. 

Geraldine Serrato: ¿Cuál es tu consejo para las personas que quieran vivir del cine?

Daniel Bejarano: No tenerle miedo a estar creando proyectos todo el tiempo y que de hecho sí se puede vivir de ello aunque parezca un poco irreal por la dificultad de entrar al mercado; se trata de ser muy emprendedor y tener una visión administrativa. De hecho conozco personas que se quedan con el tema artístico y no está mal porque eso es lo que nos mueve, pero hay que tener en cuenta los dos puntos anteriores, ya que desde ahí se va a contemplar el profesionalismo con el que podemos trabajar. Tampoco podemos dejar atrás la práctica, el estudio y actualizarse no solo en conceptos técnicos sino narrativos.

Geraldine Serrato: Cómo docente, ¿Qué estrategias crees ideales para los jóvenes que quieran salir adelante con sus proyectos?

Daniel Bejarano: Principalmente trato de motivar a las personas que realicen sus ideas, las plasmen y no las guarden. No se dejen llevar por la inexperiencia, pereza o el miedo; la idea es participar en cuan festival exista, planeen y desarrollen con un buen equipo, aprendan a conocerse, reafirmar sus gustos. También conozco personas que por participar en festivales o concursos los llevan a proyectos más grandes o trabajos en productoras.

Geraldine Serrato: ¿Cómo crees que ha sido el paso del cine en latinoamérica en cuanto a desarrollo de producciones, calidad y exhibición de los mismos?

Daniel Bejarano: El cine depende mucho de su origen. Como en México y Argentina, se puede decir que cuentan con una industria más sólida a diferencia de Colombia. A pesar que los espectadores aún siguen acostumbrados a la industria Hollywoodense la brecha en latinoamérica ha crecido. Me parece que influye mucho la percepción de las personas, aún falta para salir de esa burbuja y que se arriesguen por ver cosas nuevas.

Geraldine Serrato: De acuerdo a tu respuesta anterior, ¿por qué crees que las personas ven el cine latinomaericano como si fuera de un solo argumento?

Daniel Bejarano: En latinoamérica han surgido diversidad de temas, pero enfocándome más en Colombia que lo tengo más presente, considero que el país se ha visto muy influenciado por el neorrealismo italiano, de contar muchas realidades, de cómo vive la gente, cuáles son sus tradiciones y de cómo se ha visto afectado por diversas problemáticas de corrupción, pobreza o guerra. Actualmente considero que es algo que está cambiando y que transmite de otras maneras; el foco ya viene a ser como síntesis de la película, las narrativas cuentan con otro tipo de impacto. 

Geraldine Serrato: ¿Qué piensas sobre la falta de difusión del cine latinoaméricano?

Daniel Bejarano: Como decía anteriormente afecta la percepción de la gente y del proceso de distribución como por ejemplo las salas de cine, estas no van a exhibir contenidos que no les genere ingresos importantes; a excepción las que realiza Dago Garcia, como las del “Paseo”, que en su estreno se agotaron las boletas; todo porque las personas siguen acostumbradas a ese tipo de narrativas y no se aventuran a otro tipo de contenidos. 

Geraldine Serrato: ¿De dónde crees que surge la dificultad de conseguir presupuesto para la realización de una producción no solo en el país sino en latinoamérica?

Daniel Bejarano: Desde el gobierno, las últimas decisiones que han querido tomar no han sido las mejores, en la que se quería dar de baja al Fondo de desarrollo cinematográfico (FDC), este es el fondo para todos aquellas producciones que se quieren realizar. Sin dejar de lado la cultura instaurada en este lado del continente no hay una industria debidamente instaurada, que genere películas en masa. Un ejemplo contrario es Francia, a pesar de ser un país pequeño y de no tener un presupuesto tan grande como en Hollywood, ellos cuentan con la tradición de inculcar desde temprana edad el amor por el cine hecho en su país. 

Geraldine Serrato: ¿Cómo encontrar nuevas audiencias no solo en latinoamérica sino a nivel mundial?

Daniel Bejarano: Hoy en día gracias a plataformas digitales como netflix han logrado ampliar esa brecha y en la gran mayoría de países se empiezan a ver producciones que antes no llegaban al otro lado del mundo. Y que se piensa en conceptos globales, es decir, que en cualquier parte del mundo se pueden ver y todos lo van a entender. A veces es bueno dejar un poco lo local y mostrarlo más bien de una manera indirecta para que haya más conexión con los espectadores. Como también lograr un buen manejo de los nuevos medios.

Geraldine Serrato: ¿Cómo ves el futuro del cine latinoamericano?

Daniel Bejarano: Lo veo muy fuerte, con mucha fé de que se pueda ver una industria más grande y que a pesar que falta un cambio cultural, se percibe un porcentaje más alto que en los últimos años en la visualización del cine de acá.

Geraldine Serrato: ¿Desde tu experiencia cómo crees que se puede ampliar el campo de la animación?

Daniel Bejarano: La animación ha tenido unas transiciones complicadas, ya que este lado se ve más afectado por el presupuesto y el talento humano es más escaso; su proceso ha sido más lento. Y la mayoría de las producciones tienden a ser más comerciales y no tanto como películas.

Geraldine Serrato: ¿Consideras que el cine transforma?

Daniel Bejarano: Si claro, se trata de poder plasmar las visiones de los artistas de cualquier parte del mundo y de comunicar sensaciones y sentimientos a diversidad de públicos o transformar sociedades enteras, un claro ejemplo es de la época de la primera o segunda guerra mundial, el cine se volvió una parte fundamental para la comunicación de ideales. Y actualmente puede tornarse un poco más lento o difícil por toda la información que recibimos de todos lados y llegamos al punto de que nada sorprende.

1EL PAÍS. “El despegue del cine latinoamericano.” EL PAÍS, FELIPE BETIM, 23 JUNIO 2014. Accessed 12 01 2022.

2PROIMÁGENES. “NEWSLETTER CINE EN CIFRAS.” PROIMÁGENES COLOMBIA, -, – 12 2021, https://www.proimagenescolombia.com/secciones/cine_colombiano/cine_en_cifras/cine-en-cifras-2-2021/index.html. Accessed 12 1 2022.